UASLP
"Siempre autónoma. Por mi patria educaré." 
Bienvenido(a)
Cargando...
UASLP

Porgy and Bess

 

Sábado 01 de febrero/ Centro Cultural Universitario Bicentenario/ 11:55 hrs./ $150.00 entrada general, estudiantes con credencial vigente $75.00/ Venta de boletos en TicketOne


ACTO I
Catfish Row, un barrio formado por bloques de viviendas en Charleston, Carolina del Sur, en la década de 1920. Los habitantes de Catfish Row se relajan después de una jornada de trabajo. Clara canta una nana a su bebé. El traficante de drogas Sportin’ Life, el marido de Clara, Jake, y algunos de los otros hombres están jugando a los dados bajo la mirada reprobadora de la devota Serena. Jake canta su propia nana al bebé.

Llega el mendigo discapacitado Porgy, y está a punto de unirse al juego cuando aparecen Crown y su compañera, Bess. El bocazas Crown se une a la partida de dados. Borracho y bajo el efecto de las drogas, pierde, inicia una pelea y mata a Robbins con un gancho de colgar algodón. Antes de que llegue la policía, Crown sale corriendo para esconderse tras decirle a Bess que volverá a buscarla. El grupo rehúye a Bess mientras esperan a que llegue la policía. Sportin’ Life se ofrece a llevarla a Nueva York con él, pero ella rechaza la oferta. Solo Porgy se muestra compasivo: le ofrece refugio y protección y ella acepta.

La tarde siguiente, Serena, la viuda de Robbins, preside en su habitación el velatorio del funeral de su marido. Se está haciendo una colecta para cubrir los gastos del entierro. Porgy y Bess entran en la habitación, y Bess ofrece a Serena una contribución que esta rechaza inicialmente al pensar que el dinero podría provenir de Crown. Termina aceptando cuando se explica que este pertenece a Porgy.
Llegan los agentes de policía y acusan a Peter el Vendedor de Miel del asesinato. Asustado por lo que podría ocurrir, les cuenta a los policías que fue Crown quien cometió el crimen, pero lo arrestan inmediatamente como testigo esencial.

Serena convence al empleado de la funeraria para que rebaje sus honorarios por dar sepultura a Robbins. Bess guía a todos los presentes en una exultante canción espiritual.

Un mes más tarde, Jake y los demás pescadores están reparando sus redes. Porgy compara su vida con la de ellos. Sportin’ Life entra, pero antes de que haya tenido la oportunidad de vender algo de su “polvo feliz”, María, la matriarca de Catfish Row, lo ahuyenta. El “abogado” Frazier le vende a Bess un divorcio a pesar de que nunca estuvo casada con Crown.

Todos se están preparando para acudir a un pícnic organizado por la iglesia en la isla de Kittiwah. Sportin’ Life le vuelve a pedir a Bess que vaya a Nueva York con él y trata de darle más droga, oferta que ella declina. Porgy lo amenaza y lo ahuyenta. Porgy y Bess reflexionan sobre su recién descubierta felicidad. Porgy insiste en que Bess debería ir al pícnic sin él. Al principio ella se niega porque no quiere dejarlo solo, pero, finalmente, se rinde a sus dotes persuasivas y se une a los otros cuando estos se ponen en marcha.

En la isla de Kittiwah, la tarde de ese mismo día, Sportin’ Life ofrece a algunos de los asistentes su cínica opinión sobre la religión hasta que Serena los reprende por dejarse embaucar por sus historias. La sirena del barco de vapor anuncia que es hora de irse, y todos comienzan a recoger sus pertenencias. Bess se apura con los otros hasta que Crown, que se ha estado escondiendo en la isla desde el asesinato de Robbins, la llama. Quiere que Bess se vaya con él, pero ella explica que ha emprendido una nueva vida con Porgy. Crown la obliga a quedarse con él.

ACTO II
En Catfish Row, una semana más tarde al amanecer, los pescadores salen al mar para una jornada de trabajo a pesar de que hay aviso de tormenta. Se escucha a Bess hablando de forma delirante en la habitación de Porgy. Ha estado un poco enferma y con algo de fiebre desde que volvieron de la isla de Kittiwah. Peter, que ha sido puesto en libertad esa mañana, aconseja a Porgy que la lleve al hospital, pero Serena prefiere rezar por su recuperación. Sus plegarias son atendidas: Bess aparece en el patio libre de fiebre. Le explica a Porgy que quiere quedarse con él, pero que, cuando Crown regrese, este la obligará a volver con él. Porgy contesta que no tiene por qué irse con Crown, tras lo que Porgy y Bess se vuelven a declarar el amor que sienten el uno por el otro. Se empieza a levantar viento y suena la campana que anuncia los huracanes.

Al día siguiente, al amanecer, todos se refugian en la habitación de Serena, y rezan por salir indemnes de la tormenta. De repente, se oye llamar a la puerta: es Crown, que viene en busca de refugio y quiere encontrar a Bess. Ella se niega a irse con él y vuelve a insistir en que pertenece solo a Porgy. Él se burla de Porgy y de los asustados vecinos y contrarresta sus plegarias con una canción vulgar. En lo peor de la tormenta, Clara ve que el bote de Jake ha volcado y corre afuera para salvar a su marido. Bess pide que uno de los hombres vaya tras ella. Crown es el único que responde.

En Catfish Row, la noche siguiente, la tormenta ha pasado. Las mujeres lloran a aquellos que no han vuelto, incluyendo a Jake, Clara y, según creen, Crown. Aparece Sportin’ Life, que se burla de sus llantos y da a entender que Crown todavía está vivo. Se ve a Bess en una ventana arrullando al bebé de Clara para que se duerma. Al abrigo de la oscuridad, Crown se escabulle dentro y se acerca a la puerta de Porgy. Sin embargo, Porgy está preparado para su visita, lanza el primer golpe y lo mata.

La tarde siguiente, el detective vuelve a Catfish Row acompañado por el forense. Están investigando el asesinato de Crown, pero su interrogatorio de Serena y otras dos mujeres no ofrece ningún resultado. Se dirigen a la habitación de Porgy y le dicen que debe acompañarlos e identificar el cuerpo de Crown. Horrorizado ante la idea de tener que ver la cara de Crown, Porgy se niega a ir y se lo tienen que llevar a rastras.

Aprovechando la ausencia de Porgy, Sportin’ Life intenta convencer a Bess de que no hay ninguna duda de que Porgy va a ser encarcelado, e intenta tentarla a emprender una nueva vida lejos de allí. Cuando Bess lo rechaza, la obliga a tomar un poco de droga y deja un poco más de esta droga frente a su puerta al salir.

Una semana más tarde, los vecinos de Catfish Row se saludan al comienzo de un nuevo día. Porgy regresa de la cárcel de muy buen humor: reparte regalos que ha comprado con el dinero que ha conseguido jugando partidas de dados en la cárcel. No se da cuenta de la incomodidad que muestran sus amigos mientras busca a Bess. Finalmente, Serena y María le dicen que Bess se ha marchado a Nueva York con Sportin’ Life. Al oír esto, decide ir a buscarla: Porgy no puede vivir sin Bess.

 

 

Información Adicional
Enlaces Relacionados
Programas Institucionales
Accesos

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.