UASLP
"Siempre autónoma. Por mi patria educaré." 
Bienvenido(a)
Cargando...
UASLP

Agrippina

29/02/2020

Sábado 29 de febrero/ Centro Cultural Universitario Bicentenario/ 11:55 hrs./ $150.00 entrada general, estudiantes con credencial vigente $75.00/ Venta de boletos en TicketOne

PARTE I
Cuando Agripina (Agrippina), esposa del emperador romano Claudio, recibe noticias de la muerte de su esposo, no pierde ni un instante en intentar asegurarse de que Nerón (Nerone), un hijo suyo de un anterior matrimonio, se convierte en el heredero al trono. Dispuesta a todo para alcanzar su objetivo, hace llamar por separado a Pallante y Narciso, siendo completamente consciente de que ambos la desean. Promete a cada uno de ellos que su amor será correspondido si proclaman a Nerón como sucesor de Claudio.

Su plan se viene abajo cuando un sirviente de Claudio llamado Lesbo anuncia que Otón (Ottone), el comandante del ejército, le ha salvado la vida al emperador. Cuando Otón llega a la ciudad, declara que Claudio ha recompensado su valentía nombrándole su sucesor. Sin embargo, en una conversación privada con Agripina, Otón revela que su amor por Poppea le importa mucho más que el trono.

Agripina urde una nueva trama para asegurarse de que Nerón hereda el trono. Sabiendo que Claudio también desea a Poppea, Agripina le dice a Poppea que Otón la ha traicionado: se la ha entregado a Claudio a cambio del trono imperial. Agripina sugiere que, para vengarse, Poppea debe poner celoso a Claudio y convencerle de que Otón, envalentonado por su nuevo estatus, le ha ordenado a Poppea que rechace a Claudio y vuelva con él. Esto hará que el emperador castigue a Otón. Cuando Claudio llega, Poppea lleva a cabo el plan de Agripina.

Al descubrir que Agripina les ha engañado, Pallante y Narciso deciden formar una alianza. Entra Otón, que está nervioso por las inminentes celebraciones populares. La familia imperial llega y, cuando Otón se acerca al emperador, Claudio le acusa de traición. La consternación de Otón va en aumento cuando Agripina, Nerón y Poppea lo rehúyen.


PARTE II
Poppea comienza a dudar de que Otón sea culpable. Al verlo acercarse, se esconde. Pero, cuando él la ve, ella le confiesa todo lo que le dijo Agripina. Otón insiste en su inocencia. Dándose cuenta de que ha sido un peón en los planes de Agripina, Poppea jura venganza y urde una intriga que incluye a Claudio y a Nerón, quien también desea a Poppea.

La siempre ambiciosa Agripina ha seguido reforzando su plan para hacer emperador a Nerón. Primero, le pide a Pallante que asesine a Otón y Narciso. Después, le pide a Narciso que asesine a Otón y Pallante. Le dice a Claudio que Otón busca vengarse de él por la pérdida de la sucesión y le convence de que acabe con el resentimiento de Otón declarando heredero a Nerón. Impaciente por estar con Poppea, Claudio acepta la propuesta.

Poppea pone en marcha su plan de venganza. Esconde a Otón tras decirle que no debe sentir celos por nada de lo que escuche. Llega Nerón, que tiene muchas ganas de hacer el amor con Poppea, pero ella le hace creer que Agripina está al caer y, por lo tanto, debe esconderse. Al entrar Claudio, Poppea se queja de que su amor por ella no es verdadero. Él le recuerda todo lo que ha hecho por ella, incluyendo el castigo impuesto a Otón. Al oír esto, Poppea argumenta que Claudio no la entendió bien: es Nerón, y no Otón, el que la hostiga constantemente. Tras esconder a Claudio, Poppea llama a Nerón, que vuelve a intentar seducirla; pero Claudio los interrumpe y echa a Nerón. Poppea se deshace de Claudio con un pretexto, tras lo que Otón y ella se declaran amor eterno.

Nerón le cuenta su desgracia a Agripina y le suplica que lo proteja de la furia de Claudio. Conmocionados por tanta traición, Pallante y Narciso le revelan al emperador la conspiración de Agripina. Cuando Claudio se encara con ella, Agripina se da cuenta de que peligra su plan. Afirma que solo ha actuado en beneficio de Roma y reprende a Claudio por las inapropiadas atenciones que le ha dedicado a Poppea. Cuando Agripina desvela que Otón ama a Poppea, Claudio le echa la culpa de sus acciones a Nerón, al que ordena que se case con Poppea, y nombra sucesor a Otón. Sin embargo, Otón renuncia al trono para poder volver a estar con Poppea. Aceptando este intercambio, Claudio nombra heredero a Nerón. Los planes de Agripina para su hijo han dado resultado.


MÁS SOBRE LA ÓPERA AGRIPPINA


Ópera en tres actos con libreto en italiano de

Vincenzo Grimani.

Estreno mundial: Teatro de San Juan Crisóstomo de Venecia, 26 de diciembre de 1709.


Desde el Met

Uno de los atractivos de esta Agrippina, montada en el Met por primera vez, yace en que la producción de Sir David McVicar traslada la acción de la Roma antigua a un indefinido presente. El director ha dicho que su intención es la de hacer resonar en nuestro ámbito el abuso del poder. Händel, Bach y Mozart son los autores favoritos del director concertador inglés Harry Bicket, especialista en música del barroco y del clásico temprano.


El rol titular de Agrippina está asignado a la mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato. Sus numerosos Grammys y su Premio Olivier de 2018 son apenas muestras del aprecio que se le tiene en el mundo musical. Otro destacado y multipremiado cantante, el contratenor inglés Iestyn Davies, se hace cargo del papel de Ottone, el ambicioso e intrigante oficial romano.


UNA ÓPERA BARROCA, REVIVIDA

Resulta curioso que Georg Friedrich Händel (1685-1759) y Johann Sebastian Bach (1685-1750), figuras cimeras en el barroco musical, hayan nacido con un mes de diferencia y apenas a unos 150 kilómetros de distancia. A pesar de esas coincidencias, las vidas y las carreras de ambos transitaron por caminos muy diversos. Una de las diferencias fundamentales está en la importancia que Händel alcanzó como compositor de óperas, género que Bach nunca abordó.


Como tantos otros de sus colegas, Händel se hizo músico en contra de la voluntad de su padre y, venturosamente, dejó a un lado sus estudios de leyes, materia que le importaba poco. Fue músico de la orquesta de la Ópera de Hamburgo, y tuvo la fortuna de contar con el patrocinio de dignatarios y monarcas, entre los que se cuentan el elector de Hanover, el duque de Chandos, la reina Ana y el rey Jorge I. Además de sus numerosas óperas y los oratorios que compuso hacia el final de su vida, Händel legó una buena cantidad de expresiva música sacra, así como de brillante música instrumental entre la que destacan sus conciertos y las dos suites orquestales Música acuática y Música para los reales fuegos de artificio.


En los primeros años del siglo XVIII, Händel radicaba en Hamburgo, como violinista y clavecinista de la orquesta de la ópera. Combinando sus deberes con su trabajo como compositor, produjo en 1705 la primera de una larga serie de óperas, Almira, en la que dejó establecido su don para la creación de melodías inolvidables. El éxito de Almira lo llevó a componer Nerón. Compuestas en el estilo de la ópera italiana de su tiempo, estas obras dan muestra de su inclinación por la música de la península itálica. Poco después de estrenar sus primeras óperas, viajó a Italia y allí conoció a Arcangelo Corelli, Alessandro Scarlatti y Domenico Scarlatti. Allí compuso oratorios, cantatas y un par de óperas, Rodrigo y Agrippina, que son respectivamente la tercera y la quinta óperas de su catálogo; la cuarta se perdió. Händel compuso Agrippina sobre un libreto del cardenal, diplomático y libretista Vincenzo Grimani, quien, no por casualidad, era dueño del teatro en el que habría de estrenarse la ópera.


De interés particular en lo que se refiere a las tradiciones barrocas, el rol de Nerone es cantado por una mezzosoprano, mientras que el de Ottone se asigna a un contratenor.

La primera representación de Agrippina se dio el 26 de diciembre de 1709 en el Teatro San Juan Crisóstomo de Venecia. Apenas catorce meses después, Händel estrenó en el King’s

Theatre de Londres una de sus óperas tempranas más notables: Rinaldo, sobre un libreto de Giacomo Rossi inspirado en La Jerusalén liberada de Torcuato Tasso.


Es probable que Agrippina haya sido la única ópera estrenada en Italia durante su estancia de tres años en ese país. La obra no fue revivida sino hasta 1943, en Halle (ciudad natal del compositor) bajo la dirección musical de Richard Kraus.


Juan Arturo Brennan


ACTOS I Y II (PARTE 1): 1:44 h

INTERMEDIO: 30 minutos

Actos II (Parte 2) y III: 1:37 h

DURACIÓN: 3:45 h


Compositor: Georg Friedrich Händel

Libretistas: Vincenzo Griman


Cantada en italiano


ELENCO

Agrippina: Joyce DiDonato. Mezzosoprano. (Kansas City, Kansas)

Poppea: Brenda Rae. Soprano (Appleton, Wisconsin)

Nerone: Kate Lindsay. Mezzosoprano. (Richmond, Virginia)

Ottone: Iestyn Davies. Contratenor. (York, Inglaterra)

Pallante: Duncan Rock. Barítono- (Edimburgo, Escocia)

Claudio: Matthew Rose. Bajo. (Brighton, Inglaterra)


Director de orquesta: Harry Bicket.

Producción: Sir David McVicar

Diseño de escenario y vestuario: John Macfarlane

Diseño de iluminación: Paule Constable

Coreografía: Andrew George



 

 

Información Adicional
Enlaces Relacionados
Programas Institucionales
Accesos

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.