UASLP
"Siempre autónoma. Por mi patria educaré." 
Bienvenido(a)
Cargando...
UASLP

wozzeck

11/01/2020

​Sábado 11 de enero/ Centro Cultural Universitario Bicentenario/ 11:55 hrs./ $150.00 entrada general, estudiantes con credencial vigente $75.00/ Venta de boletos en TicketOne

 

ACTO I
El soldado Wozzeck está afeitando al capitán. Este le pide que trabaje más despacio, tras lo que ofrece su opinión sobre Wozzeck: le parece un buen hombre a pesar de su poca moralidad, ya que tiene un hijo ilegítimo. Wozzeck responde que la virtud es un lujo que los pobres no se pueden permitir.

Wozzeck y otro soldado, Andrés, están cortando leña para el fuego en los campos. Wozzeck está asustado a causa de las visiones que experimenta: escucha sonidos e imagina que el sol de la tarde es un fuego que está incendiando la tierra. Entonces, de repente, todo se calma.

Marie, la madre del hijo de Wozzeck, y su vecina Margret contemplan una banda militar que pasa frente a su ventana. Marie muestra admiración por el tambor mayor y Margret se burla de ella. A solas con su joven hijo, Marie le canta una nana. Llega Wozzeck y le cuenta a Marie que ha tenido visiones, algo que él considera un presagio de cosas funestas que están por suceder. Marie intenta animarlo, pero él se marcha con prisa hacia los barracones sin ni siquiera mirar a su hijo. Abrumada por sus propios miedos, Marie sale corriendo de la habitación dejando solo al niño.

Wozzeck visita al doctor, que le paga por participar en su investigación pseudocientífica. Lleno de ideas poco realistas sobre la posibilidad de hacer un gran descubrimiento científico, el doctor le pregunta a Wozzeck sobre su dieta. Wozzeck vuelve a hablar de sus visiones, a las que el doctor no presta atención por considerarlas un simple fruto de la imaginación.

En la calle frente a la casa de Marie, el tambor mayor intenta seducirla.

Ella lo rechaza inicialmente, pero acaba sucumbiendo.

ACTO II
Marie está admirando los pendientes que le ha regalado el tambor mayor. Cuando Wozzeck entra, ella intenta esconderlos, pero acaba contándole que los ha encontrado en la calle. Wozzeck se muestra desconfiado. Le da a Marie el dinero que ha ganado y se marcha. Marie se siente abrumada por el remordimiento.

El capitán y el doctor se encuentran en la calle y hablan de manera morbosa sobre las enfermedades y la muerte. Cuando pasa Wozzeck, se mofan de él con alusiones a la infidelidad de Marie. Estupefacto, Wozzeck les pide que no se burlen de la única cosa que tiene en el mundo y abandona el lugar rápidamente.

Wozzeck se encara con Marie contándole sus sospechas e intenta obligarla a confesar. Está a punto de golpearla, pero ella se muestra desafiante y le dice que preferiría tener un cuchillo clavado en la tripa antes de que le ponga la mano encima.

Dos aprendices borrachos divierten a los presentes en el patio de una taberna. Wozzeck entra y ve a Marie en compañía del tambor mayor en el área destinada al baile. Un bufón se acerca a Wozzeck y le dice que puede oler la sangre. Wozzeck tiene una visión de gente bailando el vals cubierta de sangre.

Esa misma tarde en los barracones, Wozzeck se despierta con memorias horribles de lo que ocurrió en el patio. Entra el tambor mayor, borracho, y presume de su conquista. Los dos hombres luchan y Wozzeck cae derribado.

ACTO III
Sola con su hijo, Marie lee pasajes de la Biblia, primero sobre los adúlteros que fueron perdonados y, después, sobre María Magdalena. Le suplica a Dios que tenga clemencia.

Marie y Wozzeck caminan juntos cerca de un estanque. Marie quiere volver rápidamente a la ciudad, pero Wozzeck hace que se siente con él. La besa y hace comentarios irónicos sobre su fidelidad. Cuando ella intenta escabullirse, él saca un cuchillo y la mata.

Wozzeck está bebiendo en una taberna, gritando sin control y bailando con Margret. Cuando ella se da cuenta de que hay sangre en el brazo de Wozzeck, él no es capaz de explicar de dónde proviene y se marcha apresuradamente.

En el estanque, Wozzeck busca el cuchillo y lo tira al agua. De repente, imagina que la luna revelará su crimen. Se adentra en el agua para esconder el cuchillo en un lugar más seguro y para hacer desaparecer la sangre de sus manos. El doctor y el capitán, que pasan por allí, escuchan cómo se ahoga.

Algunos niños del vecindario, que están jugando en la calle, le dicen al hijo de Marie que su madre ha muerto. Él no lo llega a comprender y sigue cantando y jugando.


MÁS SOBRE LA ÓPERA WOZZECK


Ópera en tres actos y quince escenas con libreto en alemán del autor, basado en el drama de Georg Büchner.

Estreno mundial: Staatsoper, Berlín, 14 de diciembre de 1925.

Estreno en México: Palacio de Bellas Artes, 30 de agosto de 1966.


Desde el Met

Tras deslumbrar al público con una asombrosa producción de Lulú en 2015, el artista sudafricano William Kentridge ahora pone a trabajar su extraordinaria imaginación visual a favor de la otra obra maestra operística de Berg, situada en un contexto apocalíptico, en la víspera de la Primera Guerra Mundial. Yannick Nézet-Séguin, el director musical del Met, toma la batuta en este importante montaje y el barítono Peter Mattei hace su muy anticipado debut en el papel protagónico.

La soprano Elza van den Heever es la pareja infiel de Wozzeck y el elenco principal también incluye al tenor Christopher Ventris como el jefe de la banda de tambores, el bajo-barítono Christian van Horn como el doctor, y el tenor Gerhard Siegel como el capitán.


LA ATONALIDAD INGRESA A LA ÓPERA

Wozzeck fue uno de los logrosemblemáticos de las fuerzas artísticas florecientes en Alemania y Austria en el periodo de entreguerras. Su estreno fue un éxito y un escándalo. No ha perdido su capacidad de fascinar, conmocionar y envolver al público, y su reputación por ser una de las obras musicales decisivas del siglo XX no ha opacado su vitalidad.


Alban Berg (1885–1935) es uno de los compositores más visionarios e influyentes del siglo XX y se desarrolló en un contexto de explosión de creatividad artística e intelectual en Viena. Al componer la parte instrumental y vocal, fusionó las técnicas revolucionarias de Arnold Schönberg y la grandeza de compositores románticos tardíos como Gustav Mahler. El libreto fue escrito por Berg mismo, quien adaptó con fidelidad la obra Woyzeck de Georg Büchner (1813–1837).


Berg no especificó la época o el lugar de la ópera. El contexto de la obra de

Büchner ha dado indicios de que una escenografía posible sería Leipzig en Alemania, alrededor de 1821. Pero las ideas universales de la obra superan cualquier intento forzado de hallar alguna precisión histórica. La nueva producción de William Kentridge actualiza la historia, situándola en la víspera de la Primera Guerra Mundial.


La partitura de Berg condensa los ideales artísticos del expresionismo en la música, el cual enfatiza lo que no se ve y el subconsciente, al enfocarse en lo simbólico más que en lo concreto. La atonalidad y la composición de tonos enteros coexisten en la partitura de Berg, con momentos románticos y melodiosos. La escritura del canto va desde el discurso puro al discurso declamado con inflexiones musicales, hasta el canto melódico.


Un hombre llamado Franz Wozzeck

Al escuchar las obras maestras de Alban Berg —la ópera Wozzeck, la Suite lírica— se comprende por qué el compositor austriaco es considerado hoy el mesías de la música moderna. Berg tendió el puente entre el romanticismo de Richard Wagner y la vanguardia de Pierre Boulez.


A los 15 años y de manera casi autodidacta, Berg compuso sus primeros lieder. La infancia de este notable músico, nacido en la capital vienesa el 9 de febrero de 1885, estuvo rodeada de facilidades económicas y culturales. Su hermano mayor, Charley, que tenía una buena amistad con Arnold Schönberg, le mostró algunos trabajos musicales de su hermano Alban, consiguiendo que el fundador de la Escuela de Viena se encargase de su formación musical. En sí, algunos de sus primeros trabajos bajo la guía de Schönberg continuaron siendo vocales.

Berg pensó en la composición de su primera ópera tras asistir en 1905 al estreno teatral de Die Büchse der Pandora (La caja de Pandora), de Frank Wedekind, cuyo texto formaría parte, años más tarde, de su segunda y última gran ópera, Lulú, que dejaría inconclusa.


Sin alejarse del todo de Schönberg, Berg entró en contacto con Gustav Mahler y su esposa Alma Mahler, con quienes mantendrá una gran amistad. Por una casualidad, asistió al estreno de la obra de Georg Büchner, Woyzeck, con la que quedó cautivado por lo que solicitó los derechos para musicalizarla. Sin embargo, no trabajaría en su ópera de inmediato, pues fue requerido por el Ministerio de Guerra para combatir en la Primera Guerra Mundial.


Concluidos los asuntos bélicos, comenzó a trabajar en Wozzeck, que para 1921 estaba terminada en borrador, habiendo realizado el propio Berg el libreto basado

en el drama de Büchner. En abril de 1922 concluyó la orquestación y un año después logró que se imprimiera la reducción de canto y piano, con el patrocinio de Alma Mahler.


En 1924, en Frankfurt, estrenó tres fragmentos de la ópera que causaron gran sensación, pero será hasta la noche del 14 de diciembre de 1925, en la Staatsoper de Berlín cuando se lleva a cabo el estreno de la ópera completa teniendo como principales intérpretes a Leo Schnitzendorf (Wozzeck), Sigrid Johannson (Marie), Fritz Soot (tambor mayor), Marni Abendor (doctor) y Gerhor Witting (Andres), alcanzando la ópera vivas reacciones en favor de Alban Berg.


Esta ópera de extrema complejidad para quien la interpreta como para quien la escucha por primera vez, requirió alrededor de 125 ensayos, cantidad récord, para su estreno en Berlín que dirigió Erich Kleiber.


Con una precaria salud desde su infancia, Berg se vio afectado en 1935 por una inflamación producto de un piquete de insecto. Fue operado el 17 de diciembre de ese año y tres días después murió a causa de un paro cardíaco, a los 50 años, en su natal Viena.


ACTO ÚNICO: 1:42 mins.


Compositor y libretista: Alban Berg

Cantada en alemán.


ELENCO

Marie. Elza van den Heever Soprano (Johannesburgo, Sudáfrica)

Margret. Tamara Mumford. Mezzosoprano (Taber, California)

El tambor mayor. Christopher Ventris. Tenor. (Londres, Inglaterra)

El capitán. Gerhard Siegel. Tenor. (Trostberg, Alemania)

Andres. Andrew Staples. Tenor. (Londres, Inglaterra)

Wozzeck. Peter Mattei. Barítono. (Piteå, Suecia)

El doctor. Christian van Horn. Bajo-barítono (Rockville Centre, Nueva York)


Director de orquesta: Yannick Nézet-Séguin

Producción: William Kentridge

Codirección: Luc De Wit

Diseño de escenario: Sabine Theunissen

Diseño de vestuario: Greta Goiris

Diseño de iluminación: Urs Schönebaum



 

 

Información Adicional
Enlaces Relacionados
Programas Institucionales
Accesos

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.