UASLP
"Siempre autónoma. Por mi patria educaré." 
Bienvenido(a)
Cargando...
UASLP

Diálogos de Carmelitas

11/05/2019

​Sábado 11 de mayo/ Centro Cultural Universitario Bicentenario/ 11:00 hrs./ $150.00 entrada general, estudiantes con credencial vigente $75.00/ Venta de boletos en TicketOne


ACTO I
París, abril de 1789. Los primeros temblores de la revolución francesa comienzan a sentirse en el país. El marqués de la Force y su hijo, el caballero, están preocupados por Blanche, la temerosa y nerviosa hermana de este último y cuyo carruaje ha sido rodeado por una multitud hostil al traerla de regreso a casa. Llega Blanche y resta importancia al incidente, pero su ansiedad se pone de manifiesto cuando, al salir de la sala, la sombra de un sirviente la hace sobresaltarse. Atemorizada, vuelve hasta su padre para comunicarle su decisión de hacerse monja.

Unas semanas más tarde, en el convento de las Carmelitas de Compiègne, madame de Croissy, la anciana y enferma priora, entrevista a Blanche y le deja muy claro que el convento es una casa de oración, no un refugio. La priora queda conmovida por la determinación con la que Blanche está dispuesta a entregarse a su nueva vida.

Blanche y la joven sor Constance hablan del miedo a la muerte, algo que esta última admite haber superado. Blanche reconoce sentir envidia del carácter afable y sencillo de su compañera. Constance le dice a Blanche que sabe que las dos morirán jóvenes y el mismo día, algo que conmociona a Blanche.

Madame de Croissy, en su lecho de muerte, se esfuerza por mantener la calma. Bendice a Blanche y, por ser la menor de la orden, la encomienda al cuidado de la leal madre Marie. Antes de desvanecerse sin vida, la priora le confiesa el miedo que siente a la muerte.

ACTO II
Esa noche en la capilla, Constance y Blanche velan el féretro de la priora. A Blanche se le apodera el miedo y está a punto de huir cuando aparece la madre Marie. Al darse cuenta de que Blanche está realmente asustada, intenta tranquilizarla.

Constance espera que la madre Marie sea la nueva priora; y le dice a Blanche que se pregunta por qué una persona como madame de Croissy tenía que morir de una forma tan agónica. Tal vez, añade, las personas no mueren por ellas mismas sino por otras. Alguien se sorprenderá algún día al encontrar la muerte fácil.

Madame Lidoine ha sido nombrada la nueva priora. En la sala capitular, se dirige a las hermanas aconsejándoles paciencia y humildad. Se anuncia la llegada de una visita: es el hermano de Blanche, el caballero, que está a punto de abandonar el país. Este insta a Blanche a dejar el convento y regresar junto a su padre, pero ella le contesta que ahora su deber es para con sus hermanas.

En la sacristía, el capellán, al que le han prohibido ejercer sus obligaciones, oficia una última misa. Las monjas hablan del miedo que se ha apoderado del país, y la madre Marie se pregunta si el autosacrificio será su destino. Madame Lidoine les recuerda que los mártires no son elegidos por su propia voluntad sino por la de Dios. En el exterior, aporrean la puerta y se escuchan gritos de la turba furiosa. Entran dos comisarios e informan a las monjas de que han sido expulsadas del convento. Uno de ellos, le susurra a la madre Marie que hará lo que pueda para ayudarlas a salir con vida. Una de las monjas le entrega a Blanche una estatuilla del Niño Jesús. Al escuchar los gritos de los revolucionarios, a Blanche se le cae la estatuilla y se rompe. Este presagio la hace estremecerse de terror. 

ACTO III
En la capilla devastada, y en ausencia de madame Lidoine, la madre Marie propone que tomen unánimemente un voto de martirio. Al ver la reacción de Blanche, las demás sospechan que ella votará en contra. Cuando en la votación secreta aparece un voto discrepante, Constance confiesa haber sido ella y pide cambiar su voto para que puedan proceder. Blanche, temerosa de vivir y de morir, huye. Al resto de las monjas se las llevan del convento.

Blanche se ve obligada a trabajar de criada en la mansión saqueada de su padre, que ha sido guillotinado. Allí la encuentra la madre Marie, que ha ido a buscarla para volverla a llevar junto a las hermanas. En la calle, Blanche se entera de que las monjas han sido arrestadas.

En la prisión, madame Lidoine se une a las monjas en su voto de martirio. Constance dice haber soñado con el regreso de Blanche. Entra un carcelero y lee la sentencia de muerte. Madame Lidoine las bendice. Cuando el capellán informa a la madre Marie de que las monjas van a morir, ella quiere acompañarlas, pero él le recuerda que es Dios quien decide si ella será un mártir o no.

Una multitud se ha concentrado en la Plaza de la Revolución. Las carmelitas avanzan hacia la guillotina lideradas por madame Lidoine y entonando el Salve Regina. Sus voces se van apagando al caer sobre cada una de ellas la guillotina hasta llegar a la última, Constance. Al subir al cadalso, ve a Blanche que se abre paso entre el gentío y, entonando el canto, sigue a sus hermanas hasta la muerte.

 

 

Información Adicional
Enlaces Relacionados
Programas Institucionales
Accesos

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.

UASLP

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Álvaro Obregón #64, Col. Centro, C.P. 78000
San Luis Potosí, S.L.P. México
Tel. +52 (444) 826 2300
© Todos los derechos reservados.